Empezamos noviembre conociendo los cereales

Uno de los pilares fundamentales de la dieta mediterránea son los cereales. ¿Pero realmente sabemos la variedad de cereales que existen a nuestra disposición?

Comienza noviembre y con el queremos comenzar una nueva serie de post dedicados a conocer este conjunto de alimento más a fondo.

Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente:

“Los cereales son plantas herbáceas monocotiledóneas de ciclo vegetativo anual que comprenden varias especies como trigo, cebada, avena, centeno, triticale, maíz, sorgo, alforfón, mijo y alpiste originarios de zonas templadas y subtropicales, pertenecientes a la familia de la gramíneas, que se caracterizan por su estructura morfológica constituida por un tronco con estructura de caña, con espiga o panícula de ordinario terminal, que proporciona unos granos (morfológicamente son las semillas), que se utilizan como aprovechamiento principal de la planta para la alimentación tanto humana como animal, siendo uno de los principales productos contribuyentes a la dieta alimenticia mundial.”

Como hemos dicho al principio de esta entrada, los cereales son hoy en día una de las fuentes más importantes y extendidas de hidratos de carbono de las que disponemos, pero el error en el que hemos caído, es utilizar exclusivamente el trigo como cereal predilecto.

Para que conozcáis más tipos de cereales y como añadirlos a tu alimentación diaria, este mes tenemos preparada una serie de entradas relacionadas con cada uno de esos cereales.

Entre estos encontraremos el trigo (también trigo sarraceno), el maíz,  la cebada, la espelta, el mijo, el centeno, el amaranto, el kamut, la quinoa, el arroz y la avena.

Puede que existan más tipos de cereales pero de momento esos son de los que vamos a hablar este mes.

Todos conocéis el trigo, con él y con su harina hacemos el pan, la pasta, en conclusión  es uno de cereales que debido a su fácil cultivo es muy extendido su uso.

El trigo es muy rico en minerales como el potasio, fósforo, magnesio, hierro y zinc (siempre variables según el suelo donde se cultive). También lo podemos considerar muy rico en vitaminas del complejo B (destacando la tiamina (B1) y la niacina (B3)).

Las personas que padecen celiaquía, suelen tener problemas con este tipo de cereal al tener en su composición un complejo de proteínas denominado gluten, a las cuales estas personas les tienen intolerancia. Cabe destacar que la variedad de trigo sarraceno es una variedad que no contiene este tipo de proteína, por lo que es apta para celiacos.

Atendiendo a esta necesidad, de saber que cereales tienen o no esta proteína, ya que es muy importante saberlo para las personas con intolerancia a la misma, podemos hacer una primera clasificación:

Cereales con gluten Cereales sin gluten
Trigo

Cebada

Espelta

Centeno

Kamut

Avena (contiene poco)

Arroz

Maíz

Quínoa

Mijo (puede sentar mal a las personas con celiaquía)

Amaranto

Trigo Sarraceno

A lo largo de estos días iremos subiendo entradas sobre sus propiedades, como encontrarlos, como cocinarlos y lo más importante, como incorporarlo a nuestro día día.

Saludos a todos.

José María Martínez Pérez

Dietista- Nutricionista

@jmmp92

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s