Educación Nutricional

Conociendo las bebidas vegetales…

¿QUÉ ES ESO DE BEBIDA VEGETAL?

Las bebidas vegetales o más comunmente conocidas como “leches vegetales”, no son más que bebidas que proceden de una fuente vegetal, bien sean frutos secos, cereales, semillas…

Las principales variedades comercializadas son bebidas a base de arroz, de avena, de soja, almendras y de distintos tipos de nueces. Por su composición, muchas de estas bebidas presentan características particulares (sin gluten, sin lactosa, sin colesterol, bajas en grasas saturadas) que las hacen especialmente adecuadas para ciertos sectores de la población. Entre los principales consumidores se encuentran los vegetarianos, personas con celiaquía, con intolerancia a la lactosa, alergia a proteínas lácteas o de soja.

PROPIEDADES DE LAS BEBIDAS VEGETALES

Este tipo de bebidas contienen un valor nutritivo característico, pues ninguna de ellas contiene lactosa (azúcar de la leche) ni caseína (proteína de la leche) por lo que es apta para el consumo de personas alérgicas a la proteína de vaca o intolerantes a la lactosa. Además, no contienen colesterol y su perfil de ácidos grasos es más saludable si se compara con la grasa de la leche de vaca, ya que en las bebidas vegetales abundan los ácidos grasos insaturados, cardiosaludables. Contienen un alto contenido en agua (hasta el 90%) y contiene componentes muy fáciles de asimilar y digerir.

Su contenido en vitaminas del grupo B es notable, aunque no se encuentra vitamina B12 que se presenta casi exclusivamente en alimentos de origen animal. Tienen un considerable contenido en potasio, y la relación sodio/ potasio es muy buena.

INCONVENIENTE

A pesar de los beneficios que hemos comentado, existe un inconveniente y es que a pesar de que contienen abundante calcio, es de peor disponibilidad y calidad y sus proteínas son incompletas. No por ello prohibimos su consumo, simplemente todo aquel que quiera consumir este tipo de bebidas, le aconsejamos que complemente con otros alimentos los nutrientes de los que estas bebidas carecen.

En el mercado podemos encontrar gran variedad de leches vegetales, las clasificaremos en tres grupos:

Leches de Grano: arroz, avena, centeno, quinua, cebada…

Leches a base de legumbres: soja, altramuz, cacahuete…

Leches de frutos secos: almendra, anacardo, avellana, coco, nueces…

Por lo general, la más conocida y/o consumida es la bebida de soja, poniéndose a la cola la de avena, arroz, almendra y coco, siendo estas dos ultimas muy utilizadas en el ámbito culinario, sobre todo en repostería.

Para que tengáis una visión general acerca de este tipo de bebidas, en Alimenta2 iremos publicando cada semana las propiedades nutricionales y características más relevantes de las bebidas vegetales mas consumidas, de este modo, vosotros mismos podréis valorar y consumir la que mejor os siente.

¡A cuidarse!

Julia Espí López

Dietista- Nutricionista

https://www.facebook.com/julia.espilopez

Educación Nutricional

¿Cómo empezar el día…?

Muchas son las preguntas que me llegan sobre una de las comidas más sobrevaloradas en los últimos tiempos:

El famoso desayuno.

¿Qué recomiendo yo? NADA, y no es que no hagas nada, simplemente que no creas lo que ves en la tele, en revistas o periódicos, y, sobre todo, no creas a la vecina del quinto que suele darte consejos cuando coincidís en el ascensor (esa vecina seguro que no es de fiar…).

Bromas a parte, el desayuno no es la comida más importante del día, pero sí es una de las ingestas que nos ayudan a mantener unos hábitos saludables, siempre y cuando se plantee de la manera adecuada.

Preocuparnos por el desayuno puede hacer que vayamos tomando conciencia en las demás ingestas, ya que realizando un cierto número de comidas al día, aunque no importa tanto el número, podremos reducir la ansiedad por comer, haciendo que las tomas se hagan de una manera más ordenada y, sobre todo, con la cantidad adecuada que necesitamos, no abusando tanto de alimentos que quizás no necesitamos.

Desde mi punto de vista, el desayuno, más que una toma “imprescindible”, es una gran ayuda si nuestro objetivo es la de obtener unos hábitos de vida saludable.

Partiendo de esta premisa, voy a hablar un poco de cómo utilizar esta ingesta de una manera correcta y con una elección adecuada de alimentos en unos pasos muy sencillos:

  • Olvídate de todo lo que veas en la sección de desayuno de cualquier supermercado. Todo lo que refleje en su paquete “especial para desayuno” es simplemente puro marketing.
  • Los “cereales de desayuno” no serían la opción más correcta, existen otros cereales, como la avena, espelta, centeno o cebada, en sus diferentes formas, que pueden ser una buena elección. También sería adecuado optar por el pan integral.
  • La leche ni es mala ni es buena, simplemente es un alimento más que podemos añadir a nuestro desayuno, siempre y cuando dispongamos de ella y nos guste, por supuesto. También podemos optar por los derivados (yogures, quesos, etc.) como sustitutos si lo que necesitamos es algo de lácteos.
  • Los frutos secos también serían una elección saludable.
  • Podemos inclinarnos por el arroz, algo de patata o pasta. Si esta última puede ser integral, mucho mejor.
  • Huye del azúcar, y por azúcar no sólo me refiero al azúcar que nosotros añadimos, sino al que cualquier alimento pueda contener. Para saber el azúcar que determinados alimentos contienen hay que leer la etiqueta nutricional, algo sobre lo que hablaremos en futuras entradas.
  • Acuérdate también de las frutas y las verduras, y por frutas no me refiero a zumos, sino a piezas de fruta. Si tienes opción, elige frutas y verduras de temporada y, si es posible, por frutas y verduras locales, serán las mejores.
  • Sal de la zona de confort que supone el desayunar todos los días lo mismo. Como bien dice un buen nutricionista, como es Juan Revenga en su blog, el cual os invito a seguir si estáis interesados en temas de nutrición, “a ver si serías capaz de comer todos los días lo mismo”… Pues plantéatelo en el desayuno.

Es difícil cambiar algo que esta tan arraigado a nuestra sociedad como es el desayuno compuesto por un lácteo, algo de pan con aceite y un zumo, pero no es imposible. A un servidor a veces también se le olvida salir de ese tipo de desayuno, sin embargo, en la medida de lo posible, intento evitarlo. Os invito a que hagáis lo mismo, y si estás leyendo esta entrada y tienes Twitter, te animo a que compartas con nosotros tu desayuno con la etiqueta #DesayunoAlimenta2 .

No obstante, no quiero que veáis a la industria alimentaria como la mala de la película. Esta industria tiene un objetivo claro, y no es otro que vender el mayor número de unidades de sus productos. Sin embargo, con unas pequeñas pinceladas de estos conocimientos, podréis ser capaces de distinguir qué productos podéis utilizar y cuáles son mejor evitarlos.

Pero si aún tienes dudas, siempre podrás contactar con un especialista, como puede ser un Dietista-Nutricionista. Seguro que tienes alguno a tu alrededor que pueda ayudarte, o también puedes ponerte en contacto con cualquiera de nosotros.

Aquí os dejo un breve resumen de todo lo comentado:

Imagen para el blogJosé María Martínez Pérez

Dietista-Nutricionista

@jmmp92